Empleos con obligación de equipos de protección en la cabeza

por | 28 octubre, 2017

Son muchos los trabajos en los cuales los empleados necesitan ir equipados con una serie de equipos de seguridad para la cabeza que les protejan durante su actividad laboral. Este es el caso de los albañiles, mineros, cristaleros o cualquier otro puesto de trabajo en el que exista un peligro de sufrir cualquier tipo de golpe o accidente en la cabeza.

El papel que desempeñan los casos de seguridad o cualquier otro artículo diseñado para la protección de la cabeza (www.deltaplusiberia.com/producto/proteccion-de-la-cabeza/) es fundamental para poder trabajar en unas buenas y seguras condiciones de trabajo, reduciendo el riesgo ante una posible caída de algún objeto o ante cualquier tipo de golpe.

Diferencias entre tipos de cascos

Al hacerte con un casco de protección para la cabeza, es importante tener en cuenta que existen dos modelos diferentes: el casco de seguridad y el casco frente a golpes.

  • Casco de seguridad: indispensable que cumplan siempre con las normas europeas de seguridad, algo que se puede comprobar mirando el interior del casco. Están diseñados para absorber la fuerza de cualquier golpe o impacto, aunque para ello se romperá parte de la carcasa del propio casco, así como el relleno protector que incluyen en su interior o incluso la correa de sujeción.
  • Casco frente a golpes: este tipo de cascos cuentan con un refuerzo de plástico diseñado para que se pueda encajar fácilmente en las gorras de los propios uniformes. Presumen de una mayor comodidad que los cascos de seguridad, pero hay que tener en cuenta que únicamente están preparados para soportar golpes de bajo impacto, por lo que no ofrecen el mismo nivel de protección.

¿Qué limitaciones tienen los cascos de seguridad?

Aunque son un elemento clave, lo cierto es que aun así este tipo de cascos continúan presentando una serie de limitaciones a nivel de seguridad, ya que no hay que olvidar que están pensados únicamente para ofrecer protección a la cabeza. Esto significa que ante un golpe de fuerte impacto, el casco no podría proteger tu cuello o tus hombros.

También hay que tener en cuenta que tras recibir un fuerte impacto, es necesario sustituir el casco por uno nuevo que se encuentre en perfecto estado. Independientemente de que aparentemente no presente síntomas de deterioro.

Y no hay que olvidar que los cascos tienen una vida útil, que no suele superar los dos años, lo que significa que pasado este tiempo, será necesario renovarlo por uno nuevo.