Las próximas Navidades, llévate tu música contigo

por | 22 diciembre, 2016

Las próximas Navidades, llévate tu música contigoEscuchar música en el móvil es divertido, pero es algo que sólo tú puedes hacer. Si tratas de poner música para todo el mundo sin un altavoz adecuado el sonido será malo y demasiado bajo. En vacaciones todos queremos divertirnos y hacerlo con la gente con la que compartimos estos momentos. Por ejemplo, si toca pasar la Navidad en casa de tu familia, ¿por qué no llevar tu música y compartirla con todos?

La música siempre contigo

Seguro que el resto de familiares también tienen sus canciones favoritas en el teléfono o saben bien dónde encontrarlas. Pero para que todos puedan ser unos DJs ese día ¿no sería fantástico regalar a quienes quieres altavoces bluetooth portátiles House of Marley de Nueva Vibra? Al no necesitar cables, podrán poner su música favorita para que todos puedan escucharla.

Solo habrá que turnarse para que todo el mundo tenga oportunidad de elegir la canción que más les guste y ver el efecto que causa en los demás. Sí, sabemos que la mezcla puede ser explosiva entre la abuela que adora los éxitos de Manolo Escobar, la tía folclórica, el cuñado heavy y el primo amante del reggaetón, pero lo que no va a ser en ningún caso es aburrida.

Diversión sin limite

Un día así lo que no puede ser en ningún caso es aburrido y gracias a los altavoces bluetooth podréis incluso retaros a encontrar la canción más hortera, el éxito de las Navidades de cuándo teníais quince años o la canción que más recordáis de vuestra infancia. Seguro que los buenos momentos y las risas están más que asegurados en esta Navidad.

Una manera de reír todos juntos, de que puedan participar todos los miembros de la familia y de que salgan a relucir los secretos musicales más vergonzosos de todos. Quizás el más punk de la familia solía escuchar a Camilo Sesto en su infancia y todavía recuerda alguna de sus letras. O el abuelo se descubra como un admirador de Elvis que solía mover las caderas con mucho éxito en los guateques de su juventud.

Y, eso sí, siempre con el mejor sonido, con calidad y sin interferencias, para que la música sea agradable de escuchar con independencia de que el estilo sea o no el que más nos apetezca oír. Y es que los altavoces solo se encargan de la fiel reproducción de la música, el buen gusto tiene que venir de serie con la persona.