Seguridad en la alimentación en grandes superficies

por | 28 enero, 2018

En los últimos años se ha intensificado enormemente la seguridad en el mundo de la alimentación, especialmente en las grandes superficies, siendo indispensable extremar las precauciones y utilizar platos termosellables que garanticen el perfecto estado de los alimentos.

Conscientes de su importancia, hemos querido preparar un post en el que vamos a hacer un repaso general a la seguridad alimentaria para que no te quede ninguna duda. Comenzamos.

¿A qué hace referencia la seguridad alimentaria?

Al hablar de seguridad alimentaria nos estamos refiriendo a la utilización que hacemos de los diferentes recursos en la cocina, con el objetivo de garantizar que todos los alimentos que se utilizan son totalmente saludables y seguros para el consumo. Una seguridad a la que se le ha asociado diferentes conceptos como la autosuficiencia, el acceso a los alimentos y la nutrición.

Esta seguridad gira en torno a cuatro aspectos fundamentales dentro de la seguridad alimentaria, que son la disponibilidad, el acceso, el uso que se hace de los alimentos y la estabilidad.

  • Al hablar de disponibilidad nos estamos refiriendo a la disposición que tiene un alimento en cada parte del mundo, algo que dependerá principalmente de los niveles de producción y también de las existencias disponibles.
  • Respecto al acceso de los alimentos, es lo que garantiza que cumplirán con todos los objetivos y requisitos marcados en la seguridad alimentaria. Algo fundamental a día de hoy.
  • En cuanto al uso de alimentos, se trata de la manera en que el cuerpo y nuestro organismo aprovecha todos aquellos nutrientes que disponen los alimentos.
  • Y por último está la estabilidad al acceso de los alimentos, o lo que es lo mismo, que la disponibilidad a un alimento concreto y seguro sea periódica y accesible, y no puntual. Aquí entra en juego también el riesgo nutricional, así como las condiciones climatológicas o los factores económicos.

También es importante tener en cuenta que la seguridad alimentaria no es general, sino que es diferente en cada parte del mundo. Mientras que en los países desarrollados las principales preocupaciones están directamente relacionadas con las deficiencias de producción, conservación o manipulación, en los países subdesarrollados la cosa cambia, ya que las preocupaciones se centran en la posibilidad de tener acceso a agua potable, a las dietas demasiado pobres o a la escasez de los alimentos. Preocupaciones evidentemente mucho más graves a las que se dan en España, por ejemplo.